lunes, 11 de enero de 2010

AQUELLA COSTUMBRE DE "LLEVARSE A LA NOVIA"

Leyendo un artículo de Joan Frigolé sobre esa costumbre de llevarse a la novia, recordé una historia que contaba la abuela Rosario de como su hermano Manuel se fugó con Margarita después de ir al pueblo de ella y decirle –te llevo conmigo- . Me imaginaba la escena final de la película “Río sin retorno” en la que Robert Mitchum entra al Saloom y toma a Marlyn Monroe como si fuera un saco de patatas.


Por lo visto esta tradición se daba en las zonas de Levante y Andalucía. Era una forma de esquivar el ritual de la boda y todo lo que ella generaba o tal vez por la oposición al noviazgo de alguna de las familias. La mayoría de las veces era una mera puesta en escena incluso para los parientes que aparentaban disgusto y pesar. Al final los novios visitaban a la familia de ella para recibir el consentimiento paterno y este darle su aprobación sin remedio pues se suponía que la novia ya no era virgen.
La mayoría de las veces esa unión no pasaba por la iglesia aunque la comunidad ya la consideraba un matrimonio en toda regla, pues entendían que al fugarse esa relación era legítima.

Representación del rapto de Europa en una pintura romana hallada en Pompeya. Nápoles, Museo Arqueológico Nacional.

Esta decisión de arrebato hacia el otro sexo no siempre ha sido consentida por la mujer complaciente en el –llévame contigo- . En la mitología y el cuento se reflejan el imaginario de hechos concretos a raptos por deseo o botín de guerra, ellas iban a la fuerza, o engañadas con el enmascaramiento. Pero en algunos casos se daba ese dicho de que “el roce trae el cariño” y sino, ahí tenemos a la señora del Averno –Perséfone- . Raptada en un descuido otoñal y llevada a ultratumba por el que luego fue su esposo –Hades-, o trasladándonos a una refriega más contemporánea -Átame- en la que Antonio Banderas conquista el amor de Victoria Abril a lo “Síndrome de Estocolmo



En resumen: el que la sigue la consigue y la historia o la victoria es del que resiste.

GIF animations generator gifup.com

2 comentarios:

Trinidad dijo...

Koora, tu entrada me ha recordado a la patente "Amor bajo cero". Muy romántico las fugas amorosas consentidas por ambas partes amatorias.

Sianeta dijo...

Me recuerda a momentos de cine, eso de llevarse a la novia. Cuando aparece el héroe en el último momento y rescata la novia que está a punto de casarse con el malo. Como dice Trini, es romántico consentido por ambas partes amatorias :).

Esto me ha recordado a una historia real, que no consigo acordarme, de un pueblo donde los varones solicitaron que vinieran mujeres a vivir con ellos, pues se habían quedado solo los hombres. En plan "Caravana de mujeres".

Gracias por la entrada y tus magníficos, como siempre, enlaces!!

EL TIEMPO, GRAN ESCULTOR.

La erosión debida a los elementos y a la brutalidad de los hombres se unen para crear una apariencia sin igual que recuerda a un bloque de piedra debastado por las olas. Alguna de estas modificaciones son sublimes y añaden una belleza involuntaria, asomada a los avatares de la historia, debida a los efectos de las causas naturales y del tiempo. La Victoria de Samotracia es ahora menos mujer y más viento de mar y cielo...